Foto: Rubén Sáez

Castillo de Alcañiz


Castillo
restaurado

Visita
guiada

Entrada
de pago

Orden de
Calatrava


Horario


Octubre
De lunes a sábado: 10 a 13.30 y 16 a 19h.
Los domingos sólo hay vista por la mañana.

De noviembre a febrero:
De lunes a sábado: 10 a 13.30 y 16 a 18 h.
Los domingos sólo hay vista por la mañana.

Nota: recomendamos contactar previamente con el castillo.
Tiempo orientativo en el castillo:
11°C

Información


Castillo:
Cerro de Pui Pinos, s/n
(44600) Alcañiz
T. 978.831.213

Oficina de turismo:
turismo@alcaniz.es
www.alcaniz.es

Datos de interés


Parking de autocaravanas en la ciudad. Estancia max.48h. Prohibido sacar toldos, sillas etc... Vaciado de aguas negras y grises. Agua potable.
Camping cercano.

Mapa de localización


Coordenadas: 41.048206, -0.132631

Historia del Castillo de Alcañiz


Año 1157 – En este año tenemos la primera mención que conocemos del Castillo de Alcañiz gracias a la carta de población donada por el rey Ramón Berenguer IV a los pobladores de las tierras recién conquistadas, donde éste se reserva para sí dicho castillo.

Año 1179 – El rey Alfonso II dona el castillo y la villa de Alcañiz que estaba creciendo a sus pies a la Orden de Calatrava. A partir de ese momento se convierte en la capital de esa encomienda en Aragón.

Año 1200 – La misma Orden de Calatrava comenzó a construir en el mismo lugar y sobre los restos del castillo precedente una nueva y enorme fortaleza siguiendo en su concepción lo observado por los cruzados en tierras de Oriente.

La planta del nuevo castillo, denominada de Felipe Augusto, añadió en su interior dependencias propias de carácter religioso (iglesia, claustro, refectorio, capitular, etc.), de carácter militar (torreones, fosos, murallas, etc.) y las necesarias para la vida cotidiana (aljibe, cocina, caballerizas, etc.).

Junto con el de Sádaba (Zaragoza) fue uno de los primeros castillos españoles en los que se aplicó una nueva forma de construcción militar, consistente en un amplio espacio rectangular amurallado, con un gran patio interior y con torreones en sus esquinas y lados intermedios, cuyo único espacio es a través de una pequeña y sólida puerta entre dios torreones. En el caso del castillo de Alcañiz, la fortaleza queda reforzada por un recinto amurallado exterior con varias torres y dos únicas puertas bien defendidas por baluartes.

Año 1728 – Tuvo lugar una de las reformas más importantes del Castillo; se construyó en el ala Sur un gran palacio por encargo del rey Felipe V para su hijo el infante D. Felipe, proyecto fue realizado por el maestro de obras Miguel de Aguas, quien construyó también la Iglesia Colegial de Sta. María de esta misma ciudad.

Así, el castillo pasa de tener un carácter defensivo militar a transformarlo en un bello palacio barroco inspirado en la tradición del palacio aragonés del tardo-renacimiento.

El nuevo edificio aparece flanqueado por dos torres, dividido en tres plantas. En el centro del edificio donde antes había una torre defensiva se puso una portada monumental que da acceso al castillo y a su patio interior. Desde entonces ésta será la puerta principal al castillo.

Siglo XIX – El castillo sufre una progresiva degradación y deterioro como consecuencia de sus usos militares. Durante la Guerra de la Independencia el castillo sirvió de acuartelamiento tanto para tropas nacionales como francesas. Fue también un enclave estratégico en defensa de la causa liberal frente al carlismo dominante en el Bajo Aragón. El castillo mantuvo su condición de “calatravo” hasta su desamortización en 1856. En esta fecha pasa a ser propiedad del Estado que lo cede al Ministerio de guerra continuando así sus usos militares como cuartel, cárcel militar y como oficina de telégrafo óptico.

Año 1918 – En octubre de este año se aprueba la propuesta del Ministerio de Guerra de demoler el edificio dado su estado ruinoso.

Afortunadamente esta demolición no se llevó a cabo.

Año 1925 – La Dirección General de Bellas Artes lo declaró “monumento arquitectónico-artístico…el castillo interior o alcázar-fortaleza primitivo” de Alcañiz, iniciando así el lento proceso de recuperación del edificio.

1940-1970 – En estos años se realizaron pequeñas obras de consolidación que fueron aumentando con pequeñas intervenciones de Fernando Chueca Goitia.

Año 1968 – Se habilita el antiguo palacio barroco como Parador Nacional. Recientemente se ha ampliado con instalaciones hoteleras actuándose fundamentalmente en el ala Oeste del antiguo conjunto sobre los restos exhumados del refectorio, sala capitular y otras dependencias medievales que siguen pendientes de recuperación y puesta en valor, así como de su antiguo aljibe cuyo acceso original se inutilizó en 1992.

Año 2006 – El Castillo se incluye dentro de la relación de castillos considerados Bienes de Interés Cultural del Patrimonio Cultural Aragonés.

Hoy en día es uno de los castillos mejor conservados de Aragón con un futuro prometedor.

Fuentes:
www.sipca.es
www.castillosnet.org
ARCATUR